‘Reina Roja’ (2024) Explicación del final y resumen del episodio 7 final: ¿Qué le pasa a Antonia?

En el episodio anterior, Antonia y Gutiérrez estaban decididos a localizar dónde Ezequiel había escondido a Carla Ortiz. Su investigación los llevó a descubrir la verdadera identidad de Ezequiel, quien resultó ser Sandra, la hija de Fajardo. Sandra, la verdadera mente maestra detrás de los asesinatos y secuestros, buscó venganza y pretendía romper emocionalmente a Antonia secuestrando también a su hijo, Jorge. Ahora, la pregunta apremiante sigue siendo: ¿Podrá Antonia salvar a su hijo, rescatar a Carla y llevar a Sandra y Fajardo ante la justicia? Las respuestas se encuentran en el episodio final de la serie Red Queen de Amazon Prime.

Spoilers por delante

¿Cómo ayudó Laura a Antonia?

Ezequiel, también conocido como Sandra, le ha dado a Antonia un plazo de 30 horas para encontrar a su hijo Jorge antes de que cumpla su amenaza de matar tanto a Jorge como a Carla. Frente a este tictac, Antonia está desesperada por evadir la atención de la policía y pedir la ayuda de Gutiérrez, incluso involucrando a su madre para asegurar su salida del hospital y evitar el arresto. Mientras tanto, Sandra se prepara para llevar a cabo su plan mortal, vistiendo un llamativo atuendo rojo para ejecutar a Carla y Jorge y vengarse. Antes de embarcarse en la misión de rescate de su hijo, Antonia visita a Laura Trueba y deja caer una revelación explosiva: Álvaro Trueba, el hijo de Laura que se creía asesinado por Ezequiel, en realidad está vivo y escondido en la casa de Teresa, la asistente de Laura. En realidad fue el hijo de Teresa quien fue asesinado por Ezequiel. Antonia se da cuenta de esto cuando se da cuenta de que el cadáver de su hijo no tenía el hoyuelo distintivo en la barbilla que tenía Álvaro. Antonia observó esto en sus fotografías durante su investigación. Laura reconoce el agudo intelecto de Antonia y le entrega un arma de fuego, animándola a acabar con Ezequiel y su cómplice. Sin embargo, Antonia no logra persuadir a Laura para que diga la verdad sobre lo que Ezequiel le exigió para asegurar el regreso de su hijo; esto aún sigue siendo un misterio.

¿Cómo salvaron Antonia y Gutiérrez a Carla y Jorge?

Mientras Antonia decodificaba la pista de Sandra, se dio cuenta de que su cabaña secreta estaba escondida en el mundo subterráneo de Madrid, en el centro de la ciudad. El pasado de Fajardo como oficial de la NBC le proporcionó un conocimiento complejo de los pasajes subterráneos. Al aventurarse en las profundidades del túnel, Antonia y Gutiérrez se encontraron con una vista escalofriante: bombas colocadas estratégicamente a lo largo de los túneles, funcionando para destruir la ciudad y a todos los que estaban en ella. El siniestro plan de Sandra fue revelado: tenía la intención de que Antonia y Gutiérrez pisaran las bombas sin saberlo para poder provocar su desaparición. Durante su viaje, Gutiérrez se encontró con algunas fotografías antiguas de él, Antonia y su querida madre. Este descubrimiento despertó en él un torbellino de emociones y le recordó el enfermizo juego psicológico que Sandra estaba jugando con él y Antonia. Mientras caminaba por los túneles, Antonia luchaba contra las alucinaciones inducidas por la tensión en su mente.

Aprovechando su resiliencia interior, se centró en los pensamientos de su hijo, usándolos como fuerza estabilizadora. Juntos caminaron a través de los traicioneros túneles, esquivando el peligro inminente de una explosión. Finalmente, cuando llegaron al lugar, Antonia colocó un teléfono con una grabación de voz para señalar su llegada. Esta fue una estratagema para distraer a Sandra, también conocida como Ezequiel, para que Gutiérrez pudiera proceder a rescatar a Jorge y Carla. Tras la salida de Sandra del sótano para apoderarse de Antonia, Fajardo hizo su movimiento para ejecutar a Carla y Jorge, siguiendo las órdenes de Sandra. Cuando entró a la cabaña de Carla, ella rápidamente agarró un azulejo de la pared, se lo metió en los ojos a Fajardo y tomó sus llaves para liberar a Jorge. A pesar del intento de Fajardo de perseguirlos, Gutiérrez intervino, apuntándole con una pistola a la cabeza para garantizar que Carla y Jorge pudieran huir de allí de manera segura. Salieron de la cabaña, pero Ezequiel le disparó a Gutiérrez y reanudó su persecución. Sorprendentemente, Fajardo perdonó a Jorge, cuando era un niño pequeño y creía que Dios estaba observando sus acciones. Mientras Fajardo se preparaba para matar a Carla, Gutiérrez intervino nuevamente, lo que provocó que Ezequiel lo apuñalara por la espalda. Sin embargo, Carla reunió el coraje para dispararle a Fajardo por la espalda y finalmente acabó con su vida. Gutiérrez y Carla se llevaron a Jorge con ellos y escaparon. Antonia le informó a Ezequiel que ahora estaba sola, ya que Gutiérrez había rescatado exitosamente tanto a su hijo como a Carla. Esto significaba que la muerte de su padre había hecho que todo su plan fuera inútil. Sin embargo, Ezequiel dijo desafiante que no estaba sola y se negó a aceptar la derrota. Luego, pisó la bomba, provocando una explosión que la hizo desaparecer ante los ojos de Antonia, al igual que su padre Fajardo había desaparecido hace muchos años. Esta desaparición hizo que la gente creyera que estaba muerta, aunque no lo estaba. Afortunadamente, Antonia se salvó de la explosión.

¿Qué se revela finalmente?

Al final de la serie, Antonia encuentra consuelo al reencontrarse con su hijo, al igual que Álvaro Trueba lo hizo con su madre, Laura. Gutiérrez recibe reconocimiento en el departamento de policía, lo que lo transforma de un oficial corrupto a un policía respetado y valiente. La evolución de Antonia es evidente cuando abraza a Gutiérrez, expresando gratitud por su apoyo y protección inquebrantable. Este gesto marca un cambio significativo para ella, desde evitar el contacto físico hasta abrazar a su aliado más confiable. Sin embargo, Gutiérrez le hace una revelación impactante a Antonia. Revela que la policía realizó una prueba de ADN en la tumba de la hija de Fajardo, descubriendo la verdad de que su hija efectivamente está muerta. Esta revelación arroja dudas sobre la identidad de Sandra. Si Sandra no es hija de Fajardo, ¿quién es? Parece imposible que sea hija de Fajardo. Esta revelación profundiza aún más el misterio que rodea la retorcida situación.

Entonces, Antonia se dio cuenta de algo profundo. Toda esta terrible experiencia no fue simplemente un acto de venganza o un juego del bien contra el mal. Después de que el marido de Antonia fuera hospitalizado, ella se sumió en una profunda confusión emocional que la llevó al borde del suicidio. Se hizo evidente que alguien orquestó toda esta situación para sacarla de su capullo y usar su intelecto para resolver los crímenes. Antonia reflexionó para sí misma, considerando quién podría estar detrás de todo esto. Quizás fue el Sr. White, la figura misteriosa que la manipuló a ella y a otros como si fueran marionetas, al igual que lo hizo con Fajardo, convenciéndolo de que Sandra era su hija resucitada para jugar este elaborado juego mental.

Parecía que todo se desarrollaba según su siniestro plan, donde Antonia, Gutiérrez y todos los demás eran meros peones. Existe la posibilidad de que el Sr. White no sea otro que Mentor, ya que fue él quien la reclutó para la misión, envió a Gutiérrez a traerla de su casa, la puso bajo tensión psicológica y la drogó para explotar su intelecto. Esta revelación insinuó algo más siniestro dentro de la organización Reina Roja de lo que parece, lo que sugiere que su propósito puede ir más allá de resolver crímenes atroces. En última instancia, Reina Roja sirve como una exploración fascinante de la naturaleza humana, llena de giros, vueltas y revelaciones inesperadas. Antonia, Gutiérrez y otros sobrevivientes deben lidiar con las consecuencias de su terrible experiencia mientras se esfuerzan por reconstruir sus vidas.

Desarrollado por JustWatch